La Época Romántica

"Crinolinas, miriñaques, carnets de baile, un caballero galante y un baile sonando,...una preciosa noche"

lunes, 16 de febrero de 2015

Cómo hacer un vestido de época

Precisamente porque soy la primera en meter la pata a la hora de recrear la indumentaria de época, creo que es muy conveniente tener un guión que nos muestre por dónde debemos ir a la hora de crear una imagen factible.

Y aquí es donde dos personas a las que sigo muy habitualmente han hecho un grandísimo trabajo:
y 

Me gustaría añadir, a lo ya comentado por estas dos recreacionistas, mi experiencia, que es muy pequeña, pero que desde el punto de vista de alguien que no sabe coser, puede servir para ver dónde se cometen esos fallos.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que nunca llegaremos a tener la misma apariencia que las imágenes y los grabados costumbristas de la época, ya que nuestra propia complexión corporal es distinta a la de la época. Un ejemplo sería la estatura de un varón holandés - en la actualidad de 183 cm - y la de su homólogo decimonónico - 167 cm-. (1). Nunca llegaremos a vernos igual, porque en la mayoría de los casos somos más grandes.

Tampoco las telas que actualmente tenemos son iguales. Los procesos de fabricación son mucho más técnicos, consiguiendo acabos mucho más trabajados, con colores y tramas más definidos.Podría llegarse a mandar realizar una tela de forma totalmente artesanal y a la copia exacta de un modelo basado en uno real que pudiera conservarse. Algo que la mayoría de los aficionados a la recreación no podemos permitirnos. Ni siquiera las técnicas de costura son las mismas. Aunque podríamos cosernos nuestro vestido regencia totalmente a mano,...Ufff, qué desperdicio de tiempo.

No nos movemos ni nos comportamos como en aquella época, simplemente porque no la vivimos.

En fin, que no podemos o no deberíamos pretender una imagen exacta de la época.

De todas formas, a la hora de recrear una época debemos tener una serie de conceptos claros. Es importantísima la línea, el ajuste, los colores que elijamos y las telas y sus estampados.

Un aspecto importantísimo lo adquiere el diseño de la pieza, su corte, el aspecto final o lo que es lo mismo, la silueta de la prenda. Esta imagen final es la que nos dará la idea de qué período estamos recreando. No es lo mismo una camisa actual que una de la época. La forma del cuello, la posición de los hombros , etc.

Para conseguir esto, podemos guiarnos por patrones de época, que nos acercan a ese final buscado, y también nos podemos inspirar en imágenes y cuadros y en vestidos originales que podamos observar en los museos.

Pero como no siempre nos podemos desplazar a esos maravillosos museos, ni los tenemos en nuestra ciudad, un recurso muy bueno son las "Fashion Plates" (un ejemplo de página con estas imágenes).

Muchas gente sigue como patrones los vestidos mostrados en las películas ambientadas en la época, y no siempre, es lo mejor. Os pongo un ejemplo: mi primer vestido fue un modelo miriñaque; me inspiré en el que llevaba Scarlett O´hara en "Lo que el viento se llevó", este precioso vestido blanco,

No está mal del todo, pero tiene un gran error: es un vestido de día y en él se muestra a una joven sureña con los brazos descubiertos,.... Así que al final, después de que mis compañeras de la SVA me advirtieran del error, lo pude solucinar fácilmente, pero no siempre podremos corregirlo.

La solución final fue ésta:


Probablemente, no sea muy correcta tampoco, pero era mi primer modelo,...

Fíjensen en cómo varió la silueta en la moda a lo largo del siglo XIX:


Imagen extraída de: http://historiadeltraje.files.wordpress.com/2011/06/slide01.jpg
Parte de esta silueta se consigue con el corte de la pieza y con la ropa interior que también influye mucho en esa imagen.

Imagen extraída de: http://www.misstaconeslejanos.com/2011/10/el-maravilloso-mundo-de-maya-hansen.html

El ajuste es otro de los aspectos a conseguir.  Es muy conveniente hacerse una prueba con tela barata (como tela de sábana o lienzo) y usar esa misma prueba para sacar los patrones definitivos del vestido. Seguro que en ella podremos hacer todo tipo de modificaciones y ajustes sin miedo a fastidiarla y sin que se pierda el corte inicial.

Pero este aspecto es tan importante en los modelos del siglo XIX como en los actuales. Si algo no está bien ajustado se ve mal. Esto es algo muy difícil de conseguir, a mi forma de ver, porque no se coser, y porque no suelo tener a nadie que me mire a la hora de ajustarme lo modelos, así que, es una cuestión que tengo pendiente de mejora.

Esta es la imagen de una de esas pruebas (mockup) que les comentaba, en tela barata. Una vez confeccionada puede descoserse y emplearse como patrón definitivo:

Imagen extraída de: http://historicalsewing.com/civil-war-fitting-tips

Otro detalle importantísimo a la hora de crear una prenda con rigor histórico es el diseño de la misma. Y eso se consigue dándole el corte correcto y empleando los patrones correctos. Se puede recurrir a patrones comerciales, hay muchos lugares en la red que nos proporcionan este material, con diseños correctos y a precios asequibles.


O incluso gratuitos:

Tudor links

El problema de recurrir a estos patrones es que están diseñados para gente con conocimientos en corte y confección y, el mayor de todos, que la mayoría están en inglés.

Yo tengo distintos patrones comerciales y el resultado que he obtenido de ellos no ha sido del todo nefasto, siendo mis conocimientos, tanto en costura como en inglés, escasos.

Otra opción es la de ver muchas láminas, como anteriormente mencionaba, y tener una extensa biblioteca, con ejemplares que hablen sobre la moda de la época a recrear y describan exhaustivamente los modelos. De tal forma que pueda saberse cómo eran los cortes, dónde iban las costuras, etc., y por supuesto, ser algo valiente y "echao pa´lante" a la hora de cortar. 

Dos libros bastante educativos en este aspecto son los de Janet Arnold:


No hay que despreciar tampoco el efecto de los distintos detalles que le daremos a nuestro vestido: botones, lazos, puntillas, emballenados, etc., ni a la forma de confeccinarlos. Muchas veces una costura a mano deja una prenda con un toque mucho más riguroso que la confeccionada totalmente con máquina.

Parte importantísima en la recreación son las telas empleadas.

Es uno de los factores principales a la hora de hacer una recreación creíble. Por ejemplo si elegimos determinadas telas con tejidos sintéticos actuales podremos llegar a un  resultado que diste mucho de ser histórico aunque el diseño, corte y confección del mismo hayan sido lo más rigurosos posible. 

Para ello, se debe tener un buen conocimiento de las telas, lo que queremos e informarnos de los tejidos empleados en la época a recrear. Obviamente, los tejidos sintéticos no serán acertados, y las caídas de los tejidos serán diferentes porque casi todo hoy en día lleva mezcla. Los más acertados serán tejidos naturales como los algodones, linos, sedas, tafetanes, organzas, etc. Por desgracia estas telas suelen tener precios más elevados. Pero siempre habrá que aúnar ambas condiciones: buenas telas con un precio a nuestro alcance, aunque esto último, no siempre se encuentra.
Finalmente, se llega al punto más importante de todo, una vez recopilado el material, a coser!!!!

Aquí, en la costura o confección de la prenda, hay que tener también cuidado, si se quiere ser lo más riguroso posible. Si bien, se puede hacer uso de las técnicas actuales para coser el vestido, hay algunos detalles pequeños que le darán más realismo a la prenda, por ejemplo, el uso del sesgo para terminar los bordes o el emballenado de un corpiño.

Sin embargo, aplicar técnicas modernas para determinadas cosas, serían un error, como coser a máquina un dobladillo.

Los complementos que luzcais con vuestros trajes son importantísimos, no se luce un chandal con zapatos de tacón,...:).

El recogido, sombrero, guantes, zapatos, joyas, etc...:).

Igual que nos guiamos para el diseño y la elección del modelo por las "Fashion Plates", deberemos guiarnos por ellas para los estilos de peinado, sombreros, etc.

Creo que en caso de duda, es preferible seguir la máxima de cuanto menos, mejor, pero siempre con lo imprescindible. Si tenemos duda en unos pendientes, deberemos buscar algo sencillo que se parezca a los mostrados en los cuadros o imágenes de la época. El tema del maquillaje es algo que tenemos que tener muy presente, deben ponerse ligerísimos toques de maquillaje, inapreciable. Siempre llevaban guantes en público, así que la falta de los mismos, sería un gran error. Al igual que la ausencia de sombrero o tocado que cubriera en parte el pelo.
  
Después de todo este planteamiento, de las muchas horas de costura, de planing del modelo, de cortar los patrones, de elegir los complementos,...después, de nada vale vestirse y comportarse según los estereotipos actuales. Deben meterse en el papel a interpretar, respetando los modales de la época y el ámbiente a recrear. 

Disfrutad de la confección y de su resultado.

(1)  http://es.wikipedia.org/wiki/Estatura
      http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.com.es/2009/06/la-estatura-humana.html

Fuentes:
http://historicalsewing.com/ 
http://www.cuadernocostura.com/

miércoles, 4 de febrero de 2015

Outlander

Cuidado existen spoilers!!!!


Estoy encantada con esta saga literaria y con su serie televisiva, aunque como casi siempre, el libro es mejor.

Outlander, o lo que es lo mismo, Forastera, cuenta una historia en la que su protagonista, una enfermera, viaja desde 1945 a 1743, a través de un portal en el tiempo. La historia se desarrolla en Escocia, en diferentes épocas de los siglos XX y XVIII, y narra la intensa historia de amor entre sus protagonistas Claire y Jamie.

La autora de esta saga literaria es Diana Gabaldón, escritora estadounidense, de 63 años de edad. La novela se ha llevado a la pequeña pantalla, por el Canal Starz, habiéndose emitido, hasta ahora, 8 capítulos de los 16 que componen la primera temporada. Aquí en España lo emite el Canal Moviestar Series.

Primeramente, vi la serie, los 8 capítulos de un tirón, y como no puede ser de otra forma, siendo una serie de época, me enganchó; está bastante bien hecha, y no tiene nada que envidiar a las series realizadas por HBO, por poner un ejemplo.

Sí es cierto que la serie es bastante fiel al libro, pero en la edición escrita, se dan un gran lujo de detalles que no se muestran en la pequeña pantalla, detalles que muestran como es el carácter de un personaje, datos que te ayudan a formarte una idea más definida de como son y como quiere la autora mostrarlos. Me ha gustado, sobre todo, el enfoque que le ha dado la autora: una mujer independiente, segura de sí misma, formada académica y profesionalmente, espontánea, con carácter firme,bella..., enfretándose a una sociedad más bien cerrada, machista, supersticiosa y dañada en su fuero interno por un invasor, un sassenach, en este caso los ingleses. No veo a una feminista en Claire Randall, más bien una mujer natural, sin más pretensión que aprender de la vida, vivirla lo mejor posible y recuperar el tiempo perdido con su amado esposo,....pero todo se tuerce.Me gusta mucho ese personaje, por todas las razones antes mencionadas, además de que ejerce como sanitaria, profesión anhelada por mí desde que tengo uso de razón, y en la que no he podido formarme.

Su relación con el otro protagonista, Jamie, es intensa y explosiva...imagínense enamorados de su pareja con una relación excelente, apasionada...y de repente, en un mes, casado con otra persona a la que terminas deseando, anhelando y queriendo más que a tu propia vida...y es que el chico es el hombre ideal, ya lo descubrireís si deseais continuar con la historia. y por varios motivos muy seductores.... ;))))). Nunca pensé, después de terminar el primer libro, que verdaderamente eligiera a Jamie. Y es que consigue mantener la duda, la siembra muy bien...sigue enamorada de su primer marido, y al mismo tiempo de Jamie. La escena en la que elige al escocés es verdaderamente preciosa, sin palabras. No cuento más. 

También hay suspense, historia, tradiciones paganas y leyendas, magia,...vamos un cocktail interesante y atrayente.

Pero vayamos a lo verdaderamente interesante de la serie, su ambientación y su vestuario. 

Tengo que decir que una de las cosas que más me ha gustadode la ambientación ha sido el acento de los actores que interpretan a personajes escoceses. Es una maravilla para alguien como yo que prácticamente no habla inglés...SE LES ENTIENDE...:)))) Otro punto a su favor es, Tobias Menzies, está soberbio en su doble personaje, aunque pierde en su versión doblada al castellano, su voz es intensa, grave, cómo tiene que ser Jack Randall...mientras en la española se pierde esa intensidad.

En cuanto a su vestuario, me parece bastante acertado, aunque no entendiendo mucho de esta época, el siglo XVIII.

Hay una escena, cuando Claire llega al castillo Leoch, en la que es vestida por la gobernanta, y en la que se muestra todo el proceso, desde la camisa interior, pasando por las medias, el tontillo o panier, corsé, etc.



Momento en el que Claire aprender a teñir las telas a mano
También los kilts de los escoceses, diseñados con colores y tintes naturales que los hacían mimetizarse con el entorno.


Espero que os guste si deseais leer la historia o verla.

Libros: 8.5.
Serie: 7.5.

PD.: esta entrada está dedicada a mi compañera de trabajo, gran fan de esta serie y de los libros.

Imágenes: http://forastera-serie.blogspot.com.es
                   http://www.pulpozaur.pl