La Época Romántica

"Crinolinas, miriñaques, carnets de baile, un caballero galante y un baile sonando,...una preciosa noche"

jueves, 31 de julio de 2014

Como dar apresto a un cuerpo victoriano / Flatlining victorian bodice

Me voy de vacaciones, así que estaré unos días sin pasarme por aquí.

Por ello, os dejo una entrada que me pareció muy práctica cuando la vi. Es un tutorial muy bueno que merece la pena divulgar.

Consiste en una técnica histórica de costura que se emplea en la confección de cuerpos victorianos, consiguiendo darle más presteza o más entereza a la prenda, aparte de poder llevar un emballenado. Yo empleé esta técnica en la confección del cuerpo azul de mi vestido miriñaque.

Consiste en coser el forro de la prenda junto con la tela de la misma. Es decir, a la vez o de forma solidaria. Es lo que se conoce en inglés como "flatlining" o "underlinig" (1).

El proceso es relativamente fácil, sólo hay que cortar todas las piezas del cuerpo en ambas telas y coserlas de forma solidaria revés con revés

Las distintas marcas de costuras, sisas, etc. se harán en el derecho de la tela base o forro.

Aquí os dejo un tutorial muy gráfico.

Flatlining

(1) http://sartamexicana.blogspot.com.es/2009/09/active-stitcher-technician-spend-so.html  

Fuente: http://fleur-de-lys.net

 

lunes, 14 de julio de 2014

Las Islas de Barlovento

Uno de los últimos libros que he leído y el típico de un género que últimamente está muy de moda: landscape.


Recomendable, para una lectura liviana.


martes, 8 de julio de 2014

Viaje a Port Aventura

Estas vacaciones han sido de lo más moviditas.....

Nos fuimos con la peque a Port Aventura!!!

Ya habíamos visitados el parque (mi marido y yo) en dos ocasiones, anteriormente. Pero de la última hacía como unos 12 años o más.

Esta vez, volvimos pero con un plan distinto, llevábamos a la niña, que con 8 años, iba a ser la protagonista.

Pero como ya sabéis, Telva tiene intolerancia al gluten y eso nos complica los viajes.

Busqué en la página oficial de Port Aventura y vi que sus hoteles estaban preparados para celíacos y que muchos restaurantes del parque también.

Así que nos decidimos por el Gold River. Un hotel inspirado y ambientado en el Far West (como uno de los mundos del parque) y muy amplio.


La habitación que nos asignaron estaba ubicada en uno de los edificios del complejo.


Y era verdaderamente cómoda, incluso con cocina y nevera.


La experiencia ha sido genial. Nos despreocupamos totalmente del menú de la peque. El buffet del hotel fue extraordinario y su personal maravilloso, siempre pendientes de la niña (sobre todo el chef y el maître, a los que les sorprendió gratamente que Telva fuera tan aficionada a las ensaladas).


Mención especial merecen sus piscinas, tres en total:


 



Eso sí, como seguros que repetiremos, la próxima vez será en esta maravillosa mansión victoriana.......



Tampoco me puedo olvidar del personal de animación del complejo, concretamente de Bruno (que tenía antecedentes familiares asturianos) y que dejó encandilada a mi niña con sus "tatus de muñequinos" y con su "mini disco" en el Saloon del Gold River.